Blogia
LENGUA DE TRAPO.

COMIENZAN LAS SECUELAS

COMIENZAN LAS SECUELAS

Cuando el pasado mes de febrero, Kosovo declaraba la independencia de forma unilateral, escribí un post en este mismo blog en el que avisaba de que el asunto no finalizaría ahí.

Y aparte de las manifestaciones y disturbios que se produjeron en Serbia y en las zonas de Kosovo habitadas por mayoría Serbia, y de que la comunidad internacional ha creado un nuevo estado inviable económicamente, las consecuencias comienzan a aparecer. Quizás de una forma todavía poco llamativa, pero empiezan a estar ahí. Aunque esperemos que no pasen a mayores.

Por un lado, como no podía ser de otro modo, el primer ministro de Serbia dimitió hace unos días, con lo que han sido convocadas nuevas elecciones anticipadas. Y estas elecciones, más que para elegir al nuevo parlamento serbio, van a convertirse en un plesbicito sobre si Serbia quiere acercarse a Europa, o si por el contario rompen con nosotros y se acercan a Rusia, país que está deseando recibirles con las manos abiertas.

La Unión Europea, con excepciones como España, ha apostado demasiado fuerte por la independencia de Kosovo, quizás, sin medir demasiado las consecuencias, cegadas las capitales europeas por sus propios intereseses comerciales y por el liderezgo de Estados Unidos, pero con una nula visión política y geoestratégica de lo que sucede en este rincón del  Viejo Continente.

Pero además de las elecciones anticipadas en Serbia, que pueden aupar al poder a los ultranacionalistas que apuestan por recuperar Kosovo y por alejarse de la Unión Europea, ya comienzan a verse otras consencuencias, igual de predecibles que las elecciones anticipadas.

Si ya en los días en que los albanokosovares celebraban su independencia por las calles de Pristina los serbios de Bosnia advertían que ellos también podían acceder a la independencia, la situación en Macedonia no es mucho mejor.

En Macedonia, uno de los países resultantes de la disolución de Yugoslavia,  se están agudizando las tensiones entre la minoría albanesa y la mayoría macedonia, provocando incluso una crísis de gobierno, al dejar el DPA la coalición de Gobierno que dirigía el país. ¿El motivo? La negativa del gobierno de Skopje a reconocer la independencia de Kosovo.

Y esto, probablemente, sólo es el principio. Dios no quiera que los serbios de los diferentes países de los Balcanes no comiencen a reclamar lo que ya ha conseguido Kosovo. Y que la independencia Kosovar no se convierta en un ejemplo a seguir no sólo en los Balcanes, sino en numerosas repúblicas del Caucaso y del conjunto de la Federación Rusa.

Europa ha abierto la caja de Pandora. Y ahora, a ver quien es capaz de cerrarla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ana -

Muy bueno el post, Nacho. Unas pinceladas llenas de verdades que marcan la actual situación en Kosovo.
Has hecho un análisis aséptico, sin las manipulaciones a las que otros obedecen según les convenga...
Me gusta mucho tu forma de escribir!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres