Blogia
LENGUA DE TRAPO.

¿DE QUE VAMOS?

¿DE QUE VAMOS?

La verdad es que la imbelicidad reinante en esta sociedad me está desbordando. Lo políticamente correcto nos constriñe a diario, acabando con tradiciones, con símbolos, con nuestra cultura y con nuestra forma de ser.

La multiculturalidad y el respeto hacia los otros campana sus anchas, mientras nuestras tradiciones se desmoronan sin que nadie haga nada.

En esta sociedad en la que no hay que ofender al vecino, y en la que todo el mundo se molesta por algo, hay siempre gente dispuesta a crear polémicas donde no las hay.

El principal diario de la Comunidad, el Heraldo de Aragón, sacó ayer en portada un asunto que sin duda ha quitado el sueño a decenas de miles de aragoneses durante las últimas décadas.

La segunda camiseta de la Sociedad Deportiva Huesca contraviene la normativa antiviolencia de la FIFA, una normativa que prohibe los símbolos religiosos en los campos. Y todo, porque en la camiseta del equipo oscense aparece la Cruz Roja de San Jorge. De hecho, el Seminario sobre Migraciones Internacionales y Extranjería de Aragón ha explicado que "la SD Huesca viste de Hooligan".

Pero la cosa no queda ahí, ya que los responsables de este seminario piensan dirigirse a la directiva del Club oscense para advertirles de "las perjudiciales consecuencias que pudiera tener el hecho de llevar el mencionado equipamiento".

Ahí queda eso. Resulta que por llevar un símbolo milenario de este viejo Reino, ahora somos racistas. Y nosotros, pobres ignorantes, tan felices y sin saberlo.

Además, el seminario, que también piensan elevar una consulta a la UEFA y a la FIFA, alude a la coincidencia de símbolos religiosos con los utilizados por los hooligans ingleses más radicales.

¿Y? ¿Por el mero hecho de que los hooligans tengan un símbolo parecido tenemos que dejar de usar uno de los símbolos más antiguos de esta tierra?

Sinceramente, estas cosas me cabrean, es mezclar churras y merinas, además de suponer un desconocimiento hacia la realidad de este antiguo reino y de dar una patada en las reales posaderas a la historia y a los símbolos de esta tierra que llamamos Aragón. Y además, no se quien les ha dado vela en este entierro a estos señores que se dedican a realizar denuncias o propuestas tan peregrinas como estas y que no creaban problema ni polémica alguna.

El uso de la cruz de San Jorge en Aragón supera el ámbito religioso. Es un símbolo político e histórico de esta tierra, al igual que el oso y el madroño lo son de Madrid, o el león rampante de la propia Zaragoza.

Afirmar que esta cruz puede tener perjudiciales consecuencias creo que es rizar el rizo y hacer aparecer un problema donde no lo hay.

A este paso, en una sociedad donde impera lo políticamente correcto, y donde el colmo de la gilipollez obliga a no molestar al vecino, aunque el vecino no tenga porque molestarse, deberemos eliminar las cabezas de moro tanto del escudo de Aragón, como de decenas de banderas y escudos de diferentes localidades aragonesas. También deberá cambiar su bandera el Principado de Asturias, hacer desaparecer fiestas como la Morisma de L’Ainsa, o quitar cualquier referencia a la religión de las calles de nuestras ciudades. Quizás en un futuro, tampoco las niñas puedan llamarse Pilar, ni Jorge.

Y si no, tiempo al tiempo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Pablo Pintado -

Nacho, estoy de acuerdo contigo. Si esta gente saliese más de sus despachos verían que incluso niños en colegios católicos visten alguna camiseta turca con la media luna como ejemplo de este mundo tan lejano y cercano; así como en países islámicos algunos lucen la del Milán con una cruz de San Jorge en el escudo idéntica a la del Huesca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres