Blogia
LENGUA DE TRAPO.

GORDOS

GORDOS

Gordos es una película dirigida por Daniel Sánchez Arévalo, que es, cuando menos, curiosa. Protagonizada por un amplio elenco de actores encabezado por Antonio de la Torre, Roberto Enríquez, Verónica Sánchez, Raúl Arévalo o María Morales, la trama gira en torno a una terapia de grupo no para adelgazar, sino para descubrir cuáles son los motivos por los que los asistentes al grupo han engordado.

Entre ellos, hay un gay que se llama Enrique, papel protagonizado Antonio de la Torre, que anunciaba pastillas en plan teletienda para adelgazar y tenía una vida feliz. Hasta que comenzó a engordar, y engordar. Y como en el contrato tenía una cláusula por la que se comprometía a no engordar durante los tres años siguientes, ahora se encuentra demandado por su antiguo socio. Una presión que le lleva a comer y a engordar más. De hecho, cuando comienza la terapia, Enrique pesa 33 kilos más.

En base a la terapia, y al deseo de adelgazar, la película se introduce en la vida íntima de varias de las parejas protagonistas, de sus miserias humanas, y de lo que se esconde tras la fachada que todos tenemos. Entre otras, Gordos narra la historia de una ingeniera que se ha puesto como una foca tras marcharse su novio a Estados Unidos, y que quiere adelgazar antes de que vuelva.

Además, la película cuenta también la historia del propio psicólogo, que vive una vida super feliz junto a su pareja, también muy feliz, y que comienza a sentir rechazo hacia ella cuando comienza a engordar a causa del embarazo. O la historia de una pareja ultracatólica que no conocen todavía los placeres del sexo, y que una vez probados, no pueden parar, lo que le lleva a ella a adelgazar un montón y ponerse en plan tía buena. Varias historias que se entrecruzan entre ellas y que nos llevan a un final que yo al menos, no esperaba.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres