Blogia
LENGUA DE TRAPO.

LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISPACIÓN POLÍTICA

LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISPACIÓN POLÍTICA

Quizás por estar rodeado de políticos, esta noticia me ha afectado bastante. Tras escuchar ayer las noticias que llegaban desde Estados Unidos sobre el intento de asesinato de la la congresista demócrata Gabrielle Gifford, que le ha costado la vida a 6 personas, un escalofrío me recorrió el cuerpo.

¿Como es posible que en pleno siglo XXI, un desequilibrado sea capaz de tener la sangre fría para tratar de acabar con la vida de una persona que trabaja para el resto de la sociedad, tratando de crear un mundo mejor en el que todos podamos vivir?

¿Como es posible que en una sociedad democrática, una persona pueda disparar sin contemplaciones contra alguien que no piensa como él, sin tener en cuenta otras opciones que tenemos los ciudadanos para poder hacernos escuchar?

Sin duda, un hecho como este es obra de un desequilibrado. Un joven de 22 años que que es el único responsable de este salvaje hecho. Pero no hay que olvidar que la masacre de Tucson se enmarca en una situación política, la norteamericana, de extrema crispación. Desde hace meses, la derecha de Estados Unidos, y en especial, la extrema derecha, personificada en el Tea Party, están agitando el ambiente político, desarrollando en este país un política de fractura, crispación social y de odio para acabar con el liderazgo de Obama que podría tener graves consecuencias.

No hay que olvidar que en una demostración de clara irresponsabilidad, la cabeza visible del Tea Party, Sarah Palin, hizo pública el año pasado una lista con los enemigos a batir en las elecciones del pasado noviembre. Y cuando digo "batir", lo digo con todas las palabras, ya que en esa lista, en la que aparecía también la congresista que ahora se está debatiendo entre la vida y la muerte en un hospital, aparecían los estados de los congresistas a batir con una diana, con el texto "no se retiren, recarguen". Cierto es que Sarah Palin no es la responsable de estos asesinatos, pero no es menos cierto que su forma de hacer política, junto a las proclamas incendiarias de parte de la prensa, contribuyen a enrarecer el ambiente, y en nada favorecen el civismo y las bases más elementales del juego democrático. Pero no es menos cierto que en este ambiente de crispación, durante el último año se han producido hasta 42 ataques a oficinas de congresistas, casi todos ellos del Partido Demócrata. La propia oficina de la congresita Gabrielle Giffords fue objeto de varios ataques.

En política, no todo vale. De hecho, los políticos deberían ser ejemplo de responsabilidad y de tolerancia para el resto de la ciudadanía. Y con casos como el de la lista hecha pública por Sarah Palin, lo único que se consigue es crear crispación y que perturbados como el que acaba de realizar una masacre en Arizona, se carguen de razones y crean que estan haciendo un servicio a la patria. Puede que esa lista, y otras proclamas lanzadas desde la extrema derecha estadounidense no tengan nada que ver con la desgracia que acaba de suceder en Arizona.

Pero la historia es tozuda, y no es la primera vez que individuos o grupos de personas en Estados Unidos actúan de forma violenta, azuzados por una clase política que busca dinamitar a los que ocupan en ese momento los resortes del poder para poder ocuparlos ellos, sin darse cuenta del mal que pueden hacer sus palabras y sus proclamas en las mentes de los extremistas que creen que pueden ayudar a su país esgrimiendo una pistola.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres