Blogia
LENGUA DE TRAPO.

MARINA D'OR Y EL DESARROLLO INSOSTENIBLE.

MARINA D'OR Y EL DESARROLLO INSOSTENIBLE.

Este fin de semana he tenido "la gracia" de conocer Marina D'Or, Ciudad de Vacaciones. Y la verdad es que estoy sin palabras. Conocía Marina D'Or por la televisión, por los anuncios de la Anne Igartiburu y por los comentarios de algunos amigos. Pero la verdad es que no podía imaginar que este complejo turístico fuera así de... desmesurado, hortera y chabacano, por decir los tres primeros adjetivos que me han venido a la mente al comenzar a escribir este post.

Marina D'Or es una gran urbanización. Miles de apartamentos en primera o segunda línea de playa. Es justamente, lo que ningún gobierno debería aprobar. Lo que ningún arquitecto o urbanista deberían firmar. Lo que ningún ecologista debería permitir. Miles de apartamentos ubicados en docenas de torres de apartamentos, con un balnerario de agua marina como epicentro, luces de neón y un consumo irresponsable de recursos. El lujo por el lujo. Pero no el lujo de verdad, sino el lujo hortera y chabacano que tanto les gusta a algunos. Es una especie de Las Vegas a lo mediterráneo, y sin casinos. Un ejemplo de este despilfarro y de este falso lujo lo representa una de las calles de este complejo, iluminada todo el año como si fuera la Feria de Abril, como podréis ver en una de las fotos que os adjunto.

Podría estar escribiendo durante horas sobre este complejo, que para seguir expandiéndose a lo largo del litoral valenciano, se está comiendo los camping que hasta hace poco ocupaban la zona. Se está cerrando un camping detrás de otro ante el poder del ladrillo y de la especulación que asola cada día más nuestras ciudades y pueblos, y en especial nuestras costas. A este paso, no va a quedar ni un sólo metro libre de edificaciones a lo largo de los miles de kilómetros de costa española.

El litorial español debe elegir que tipo de desarrollo turístico desea, si el masivo y hortera, cuyo mejor ejemplo es Marina D'Or, o un desarrollo sostenible y equilibrado. Aún estamos a tiempo de salvar el litoral y nuestro turismo. Ejemplos como Marina D'Or son pan para hoy, y hambre para mañana.  A mí, desde luego, que no me pillarán por allí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Isabel -

Comparto las opiniones aquí vertidas. No hace muchas semanas estuve de vacaciones en Peñíscola, y tuve la ocasión de recorrer parte de la costa. Y Marina me pareció especialmente feo, tanto por la densidad de las construcciones, como por el balneario y llo chabacano que es es centro del complejo. Un amigo que tenía por allí me contó que cuando Marina D'Or nació era un proyecto interesante, y que las primeras promociones eran edificios de baja altura. Pero lo que se ha ido construyendo, es una aberración para la costa. COmo bien dices, a este paso, no va a quedar costa virgen en todo el litoral mediterráneo. Y es una pena.

Emma -

Es vergonzozo que se permita la existencia de lugares como Marina d'Or y que aun se hable de campos de golf, en un pais que se esta secando. La verdad, yo cuando veo lo que se ha hecho a la costa mediterrania española solo tengo ganas de llorar.

Iñaki -

Yo estuve el año pasado y coincido contigo: es horroroso; lo que más me gustó fueron unos peces que habían engordado mucho en un jardín japonés. Pero también pienso que todos tienen derecho a vivir, incluídos los horteras. Yo no permitiría hacer algo así junto a un pueblecito de pescadores. Pero si quieren montar una especie de Las Vegas mediterránea, más o menos acotada en unas cuantas hectáreas, tampoco me parece tan mal. Si me pierdo no me busquéis allí, pero no me parece mal que unos cuantos miles de fans de la "Murreau" se pierdan por allí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres